Letizia se arruga

letizia.jpgLetizia no es anoréxica,pero tiene una marcada tendencia a perder peso debido al estrés. Como apenas le queda tiempo para echarse una siestezita entre tantas obligaciones, a nuestra chica se le caen literalmente los quilos según se desenvuelve su ajeteadra vida pública.
El día que deje de sentirse incómoda desempeñando sus labores de princesa (constitucional) podrá relajarse y dejar de quemar calorías de manera incontrolada. De momento, aunque es muy mona, parece que se ha tragado una estaca en todas y cada una de sus apariciones. Las consecuencias de su aparente infelicidad y sus desajustes calóricos ya se aprecian en su rostro. La piel de Letizia se deteriora a marchas forzadas.Ya no hay objetivo que lo disimule: la princesa de Asturias tiene arrugas. Unos marcados surcos nasogenianos, consecuencia del (presunto) sufrimiento de nuestra segunda dama, afean su hermoso rostro… porque seamos justos: la oventense reconvertida en miembro de la realeza por la gracia de su entrepierna es guapa con avaricia.
Pero que no se disparen las alarmas del populacho ante el deterioro de su princesa. El sufrido contribuyente también sufraga las inyecciones de bótox e hialurónico con sumo gusto, que para eso esto es una monarquía parlamentaria y la Constitución, al fin y al cabo, también contempla estos contratiempos aunque no los especifique con tantos detalles.
Y si no me creen basta echar un vistazo a su cuñada Elena, antaño una jaca percherona sinsustancia, actualmente una yegua glamourosa… que no, no es sólo que haya cambiado de peluquero -que también-, sino que recibe en casa a ese mago de la aguja, Christian Chams. Tres o cuatro chutes al año obran maravillas pero como Letizia aún es joven tal vez nos ahorremos unos eurillos e igual son suficientes sólo un par de jeringazos.
A mil doscientos la sesión, oigan.

Nota: el eterno cortesano y miembro de la Real Academia Española, Luis María Ansón, se despacha en el mundo.es con el lameculismo al que nos tiene acostumbrados tratando de justificar la utilidad de la figura del rey en pleno siglo XXI:“una figura neutral que arbitra entre las fuerzas designadas por el electorado…”

5 comentarios

  1. Es anoréxica… pero menudo estrés pasa con su familia

  2. No es mala la ambición, ni chupar pollas, ni la avaricia… pero elige bien la polla que chupas, como hizo Letizia.

  3. Descuida, Sergio. Lo mismo te digo.

  4. extra extra el duo kie apesta

  5. doña “princesia” de casi 40 quiere tener 15, para colmo y en su contra las arrugas se reproducen en su cuerpo como hongos y la afean tanto como a la madre de floricienta. Para que habrá dicho aquello de “soy una princesa” antes de levantarse de la mesa, desde entonces natura se encarga de convertirla en la más fea de palacio, la prepotencia y falta de humildad cuesta caro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: