El jamón, origen de una catástrofe mundial sin precedentes

jamon.gifLa hemos cagado: el jamón ibérico ya es legal en EEUU. La empresa “Fermín”, tras años de arduo esfuerzo, ha conseguido el hito de exportar nuestra mayor fuente de… felicidad a USA. Los americanos, tan espabilados ellos, ahondarán en el arte de la alquimia aplicada al puerco hasta dar con el secreto de la curación de las sagradas patas traseras del marrano.
El gobierno estadounidense, ya sea de corte republicano, ya sea de corte demócrata, no vacilará en autorizar una partida especial de miles de millones de dólares destinados a la clonación de gorrinos de diseño. Fabricarán un microclima similar al de los saladeros de jamón de jabugo en Huelva… pero en Alaska.
Los verdaderos amos del mundo -dejémonos de tonterías- no son los fabricantes de armas ni los exportadores de petróleo, sino los productores de buen jamón; es decir: los amos del mundo somos nosotros, los españolitos, que a diferencia de otras naciones gozamos del patrimonio de la discreta humildad y no sentimos ninguna necesidad de alardear de nuestra condición de primera potencia mundial, condición avalada de manera irrefutable por el gozo manifiesto de las virtudes de la siesta diaria con orinal junto a la rutina ceremoniosa de la caña y el pincho de jamón tras una ‘intensa’ jornada de trabajo.
Parece ser que otro tanto de lo mismo está sucediendo en China. Los chinos competirán en la carrera por la hegemonía jamonera. Fieles a sus tradiciones culinarias, exportarán cuartos traseros de origen dudoso, demasiado largos y de un curioso tono macilento. Los restaurantes con farolillos colorados desaparecerán de la faz de la tierra y serán sustituidos por bares de tapas con sus correspondientes grifos de cerveza. Los cocineros mandarines aprenderán a hacer tortillas de papas (con y sin cebolla) de diez centímetros de grosor. El crecimiento desmesurado de la población china descenderá a medida que se incremente la exportación de sus jamones amarillos…
Un desastre, un desastre.
Total, que entre unas cosas y otras, incluidos los berreos de Hugo Chávez cuando comprenda que de nada le sirven sus yacimientos petrolíferos, estallará la tercera guerra mundial, la guerra del jamón.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: