Historia con final triste

CarmenLa pobre de Carmen se mataba a trabajar limpiando pero le pegaba al tintorro más de la cuenta, por eso unos asistentes sociales de la Junta de Andalucía se personaron en su casa una vez (una sola vez). Tras comprobar que sus dos hijos -de cuatro y cinco años- estaban desatendidos, se los llevaron para retirarle más tarde la custodia. Los niños fueron cedidos en acogimiento preadoptivo a una familia y se libraron de un futuro incierto junto a una madre perdida.
Y fueron felices y comieron perdices…
Pues no.
Carmen luchó con todas sus fuerzas para recuperar a sus hijos, pero las familias de acogida ejercieron el derecho que les otorgaba el “acogimiento preadoptivo” dictaminado por la Junta de Andalucía, iniciando los trámites correspondientes para la adopción y castigando con ello a esta madre inmerecidamente… porque Carmen Fernández, a los tres meses de que le retiraran a sus hijos, ya tenía informes favorables sobre su proceso de recuperación del alcoholismo.
Carmen estuvo diez años sin Iván y sin Sara e inició una larga batalla legal que ha ganado de manera incontestable en los tribunales -diez sentencias favorables avalan su calvario- ya que la Audiencia de Sevilla condenó a la Junta de Andalucía a indemnizarla con 1.400.000 euros, aunque el Constitucional paralizó la sentencia y ella, finalmente, no ha podido disfrutar de las mieles de su victoria, porque Carmen enfermó de cáncer de pulmón y ha muerto. Sí le dio tiempo de arañar unos años de felicidad junto a su hija, que ahora tiene dieciséis años y regresó de manera voluntaria junto a ella en 2004.
Serán sus hijos los que disfruten de los frutos de la intensa lucha que acabó con la vida de esta ejemplar madre.
Descanse en paz Carmen, limpiadora de las Tres Mil viviendas, que fue pobre toda su vida y “no sabía en qué gastarse el dinero“. Para Navidad sólo había pedido “gambas, bombones y un póster de David Bisbal”, porque “el dinero le importaba un bledo“, según palabras de su abogado, Gabriel Velamazán.

Artículo de Juan José Borrero en el ABC de Sevilla:
A Carmen, Iván y Sara

“…su muerte destapa lo más miserable de la política y encumbra a quienes luchan en desigualdad en la utopía de ser miembros de una sociedad de hombres libres y justos.”

3 comentarios

  1. Ayer lo supe. He estado un tiempo desconectada de las noticias..y ayer viendo un informativo, hablaban de un caso similar de custodias, padres de acogida,etc y nombraron a Carmen …y dijeron “murió hace poco”.
    El corazón se me encogió y empecé a llorar. NUnca la conocí en persona, nunca le envié un correo o un mensaje de apoyo.
    Recuerdo la primera vez que la ví en TV. Tenía muy mal aspecto, hacía poco que había empezado su lucha, contra el alcohol y por sus hijos..y no sé porqué, se clavó en mi alma su mirada y la sentí sincera.
    Que tremenda injusticia. He leido de tantas sentencias a su favor, del dinero que cobrarán sus hijos…pero me gustaría algún día ver o leer en la prensa…lo que la hará descansar en paz , la declaración de Ivan y Sara..diciendo..mi madre fue una buena mujer y luchó por nosotros hasta la muerte.
    Espero que no se les nuble la vista con el dinero que heredarán…sino que sepan aceptar la mayor herencia, la fuerza, la lucha por la justicia , el ejemplo de superación de su madre.
    Hasta siempre , mi querida Carmen. perdóname por no haberte dirigido unas palabras de ánimo, cuándo aún podías escucharla…y mi abrazo a todas las Carmen que aún siguen luchando.

  2. Un abrazo, Rebeca.

  3. esta historia estuvo muy triste x k caarmen solo queria luchar por sus hijos…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: