Las estrellas brillan en la oscuridad

Georges PrêtreDesde que tengo uso de razón he comenzado el año en pijama, con los pelos de punta e, invariablemente, he seguido una especie de rutina ceremoniosa que consiste en tomarme un café acompañado de algún resto de comida de la noche anterior; encender todos los televisores de la casa y fumarme un par de cigarros mientras escucho con devoción el concierto de año nuevo. El de Viena*, naturalmente.
Hoy me he debatido entre hacerlo o no, ya que los ritos ‘ancestrales’ que practico no suelen surtir efecto. Pero esta mañana del primer día del año es diferente, pues no luce un sol radiante en el cielo. Los alegres acordes tan bien hilvanados por los Strauss, dirigidos en esta ocasión por la experta batuta de Georges Prêtre -un vejete francés de 83 primaveras- han retumbado siempre en mis delicados tímpanos mientras los rayos de sol se colaban, insolentes, por todas la ventanas de la casa. Sin embargo, el cielo hoy está gris y el frío me envuelve inclemente. Qué extraño. ¿Y si esta circunstancia anómala anuncia un mal presagio? Tal vez se trate de todo lo contrario y yo me haya equivocado al asociar durante toda mi vida el sol, el cielo azul y el canto de los pajaritos con la ‘buena estrella’, sin tener en cuenta que las constelaciones, los astros y los cuerpos celestes revelan todo su esplendor al amparo de la oscuridad.

*Edición de 2007, dirigido por Zubin Mehta, con la española Lucía Lacarra como primera bailarina.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: