Las tamaras desbancan a las isabeles

tamara.jpgEs un hecho irrefutable. Se pueden sacar conclusiones precisas sobre la evolución de este país analizando las portadas de las revistas del corazón. No hace demasiado tiempo que estas publicaciones especializadas nos deleitaban con imágenes de sofisticadas damas. Actualmente nos ofrecen la estampa de señoritas arrabaleras de dudosa reputación cuyo principal mérito reside -al igual que en tiempos pretéritos- en la difusión del uso de sus entrepiernas, pero sin tomarse la molestia de adornar la puesta en escena con metáforas literarias o joyas prestadas para la ocasión. Las nuevas estrellas mediáticas visten de Zara, se drogan y enseñan las tetas, que para eso España es un país moderno y liberal.

El caso es que anoche vi a Tamara. No era la que canta ni tampoco la ‘otra’, la de la madre con un ladrillo en el bolso. Se trataba de una nueva Tamara, la que ha tenido el dudoso honor de pasarse por el arco de triunfo al (indescriptible) hijo calvo del torero y la tonadillera. La chica acudía a su debut oficial ante reputados miembros carroñeros especializados en la materia, amparada bajo el falso manto de la ingenuidad y la mojigatería, pero se reveló como una auténtica lavandera. Nos regaló sentencias gloriosas que no olvidaremos, como “yo hago lo que me sale del toto” o “si me tengo que bajar las bragas para darle de comer a un hijo, me las bajo”.
Tiene explicación el fenómeno: la abuela del proyecto de zorrón -que parece ser que ha ejercido de madre por avatares del destino- intervino en el programa de marras. Cuando abrió el pico y flotó su voz cazallera ante la complacida audiencia, justificó a la criaturita con maneras y expresiones propias de una madame de burdel de Lavapiés. La señora estaba orgullosísima de su nieta, que a partir de ahora se convertirá en la principal fuente de ingresos de la familia tamaril.
La cría intentó hacer el papelón en un principio, pero los buitres a los que se enfrentaba cumplieron sobradamente con sus obligaciones para con la concurrencia. También nos regaló unas tiernas lagrimitas. Deja claro que este es el inicio de su propia campaña electoral: pasará el platillo religiosamente al finalizar cada una de las etapas de su periplo. Al final, se le hizo corto y no quería abandonar el plató.
Pues bienvenida al circo, Tamara.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] resulta que los autónomos no se beneficiarían de la inquietante medida. Esto es algo así como la evolución de las portadas de las revistas del corazón. Antes los políticos adornaban sus discursos con bonitas metáforas, debates ilustrados y promesas […]

  2. This information is worth everyone’s attention. When can I find out more?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: