Breve introducción a la antología del gargajo

Cada vez que estornudo, expelo involuntariamente desde mi garganta un hermosísimo ‘gapo’ que sale disparado hacia el teclado, donde queda instalado más o menos a la altura de las teclas numéricas, aunque algunos realizan la proeza de alcanzar la parte inferior de la pantalla. Son mis gargajos tibios y viscosos al tacto, de una transparencia asombrosa a la vista a pesar del carajazo que tengo encima. Los retiro con pena, antes de que se enfríen y coagulen. Un desperdicio, porque me consta que están cargados de vida que podría ser diseminada a lo largo y ancho del planeta…

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: