A tomar por culo el tomate

tomate.jpgNo pertenezco al colectivo de telespectadores que niega haber visto “Aquí hay tomate”. Me lo tragué religiosamente durante las dos primeras temporadas, más o menos, después opté por dormir la siesta o navegar por la red. Lo cierto es que a mí el programa de marras me generaba estrés y sufrimiento ajeno, que viene a ser algo así como la vergüenza ajena pero en versión solidaria. También me arrancaba alguna risilla malvada -cómo negarlo- pero cuando los presentadores ponían a parir al desgraciado de turno, alucinaba al comprobar no existen límites éticos, morales, legales o profesionales que impidan cebarse con el prójimo. ¡Qué miedo!

Ayer, Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde concedieron una entrevista en exclusiva al programa ‘La Noria’, que para eso están todavía en casa de sus patrones, y ya se sabe: no se muerde la mano que da de comer, aunque lo pongan en la calle a uno en cinco días con excusas peregrinas. Él siempre ha hecho gala de su manera corrosiva de interpretar la información, aunque manifestó su cansancio junto a otras consideraciones bastante razonables, pero a ella no la podía juzgar fuera de su funciones como presentadora del Tomate. Y qué poco me agradó la susodicha. Se trata de la clásica “gayhetera” que chupa ruedas del maricón ingenioso. Enteradilla y demasiado habladora, de su conversación se desprendía que está aterrorizada porque se le acabó el chollo, así que no tuvo inconveniente en arrastrarse como una alimaña demandando otro púlpito en el que despellejar a quien toque. Hay que reconocer que goza del don de la locuacidad, tiene un buen timbre de voz y no tartamudea ni se trastabilla durante sus alocuciones, pero por lo demás, Carmen Alcayde, sin guionistas, sin famoso al que decapitar y sin maricón ingenioso que la adorne, pierde cualquier atisbo de interés y hasta cae mal.
Yo no echaré de menos el Tomate porque ya no lo veía y me fastidiaba bastante la espantosa y cansina sintonía que lo anunciaba. Además, estoy completamente segura de que los creativos de Tele 5 no tardarán en idear otro formato polémico para regocijo del sufrido televidente… que sí, que somos todos unos voyeurs morbosos que defenestramos el medio en detrimento de otros valores más “altos” y nobles, pero tengan piedad de nosotros los eruditos, los intelectuales y los voceros del rigor informativo de este país, que al fin y al cabo Camilo José Cela -todo un premio Nobel- acabó desposado con Marina Castaño.
Eso sí, cuidado con mentar a la “Familia” que se cierra el chiringuito sin previo aviso…

Anuncios

Una respuesta

  1. […] mordaz, sarcástico, rápido, sagaz y tiene un látigo por lengua. Ya vaticiné yo hace tiempo que su ex pareja televisiva se daría con un canto en los dientes. El genio y el ingenio eran patrimonio exclusivo de él. Esta semana se ha despachado poniendo a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: