El pepino

a2.jpgMe quedé con las ganas de poner el culo en el Concorde mientras una azafata monísima me ofrecía una copita de champán francés y una cucharadita de caviar de beluga servidos ambos en su correspondiente cristalería de Bohemia y su vajilla de porcelana de la buena de verdad. Pero ya no me importa, porque dentro de unos veinticinco años -si el cuerpo aguanta- estará listo el A2, un avión hipersónico propulsado con hidrógeno líquido que alcanzará una velocidad de match.5 (más de 5.000 Km/h aproximadamente), o sea, cinco minutos desde Torrelodones hasta Marbella.
El ‘bicho’ tendrá capacidad para trescientas almas y una longitud de ciento cuarenta y cinco metros. El trayecto más largo que existe en aviación comercial (Bruselas-Sidney), se cubriría en unas cuatro horas frente a las veintidós que se emplean actualmente.
¿Precios? ‘Populares’ para gente con posibles, equivalentes a un pasaje en bussines.
Lo malo es que no tiene ventanas porque no hay cristal que resista esa velocidad, así que además de ser millonario y tener mucha prisa, es un requisito indispensable no padecer claustrofobia.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: