Letizia se machaca

Nuestra guapa periodista reconvertida en principesa por obra y gracia de su entrepierna, parece dispuesta a combatir su extrema delgadez a golpe de mancuerna. Y se le ha ido la mano, como se puede apreciar en la imagen que ilustra esta observación empírica. Al extender sus extremidades superiores para saludar al modisto Adolfo Domínguez, evidencia las excrecencias anómalas de sus bíceps plebeyos. Una verdadera principesa debería lucir unos brazos inmaculados, níveos, sinuosos, delicados… y no esos muñones artificialmente hinchados (¿se inyectará Synthol junto con el hialurónico de rigor?)
Queda claro, pues, que Letizia no es anoréxica, sino delgada como un junco. Ella no fabrica grasas (¡ay, la tensión!) sólo musculitos, como Aznar, que hay que ver cómo se conserva el hombre.

2 comentarios

  1. jajajajja
    Si que eres mala y te cae muy mal
    besos
    pd. no quiero estar en tu lista de enemistades
    jajajjaja

  2. la verdad es que toda esta gente me produce asco sobre todo por su cultura de disfrutar de la tortura de los animales, en especial esa mujer escualida , no entioendo a los españoles y pewnse que esta generacion de futuros reryes seria mas humana y sensible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: