Archive for 30 septiembre 2008

Las cosas claras
30 septiembre, 2008

El nuevo orden mundial acecha. Ni macroeconomía ni pollas: a mover el culo. El personal empieza a darse cuenta de que hay doblar la espalda, que eso de la “calidad de vida” ha sido el opio del pueblo por imposición del hipotético “estado de bienestar” que a su vez ha sido una treta para atontar al sufrido contribuyente. No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades y esto es precisamente lo que llevamos haciendo en el primer mundo durante estos últimos cuarenta años.
Toca arremangarse.
Queridos hermanos perritrocos: que cada negro regrese a su patera, que cada chino venda camisetas a sus paisanos; que todos los ecuatorianos, rumanos, colombiamos etc., etc., etc. regresen a levantar su patria. Que aquí no hay para todos.
A los negros que devuelve el gobierno (español) a Gambia les dan 300 euros en billetes de 50 en el avión, más el maletín que (presuntamente) se entrega al jefecillo de la aduana para que repatrien a su peña. Pues resulta que después, a esos pobres negros que fracasan en la diáspora, les dan de hostias en cuanto se bajan del avión para quitarles la pasta. Pero lo mejor de todo es que los polis que acompañan a los negros -que no van armados, por cierto- cobran por el mismo viajecito120 euros.
Otrosí: en algunos vuelos no se cumplen las proporciones que garantizan la seguridad.Tocan a poli y medio por inmigrante, con lo cual en caso de motín, la cosa puede ponerse fea, fea (las normas aconsejan que esta proporción sea de tres funcionarios por cada sujeto repatriado).
Si yo fuera negra de Gambia me haría el trayecto ida-patera/vuelta-Air Europa tres veces al año. Y asunto resuelto temporalmente teniendo en cuenta la renta per cápita de este pequeño país. Fletar un avioncito de estos cuesta unos seis mil euritos, pero las CIAS aéreas “serias” se niegan a repatriar negros, así que nuestro generoso gobierno ofrece quince mil euros por vuelo. O más. Air Europa y Spanair, por ejemplo, tragan, que el combustible está muy caro y las cuentas no cuadran últimamente.
Etc, etc, etc, etc, etc y así hasta que se me estropee el teclado.
Dicho esto con todo el respeto y la admiración hacia quienes tienen el valor de embarcarse en una mierdosa patera -antaño llamadas cayucos- para convertir sus sueños en una pesadilla.
Más sobre estos vuelos aquí.

Adiós, guapo
27 septiembre, 2008

Pertenezco a una generación que ha crecido escuchando suspirar a sus madres, tías y abuelas a causa de Paul y/o Robert (Redford). Yo misma he padecido ese mal en mis propias carnes al disfrutar del primero ejerciendo de hijo rebelde -y pródigo- en la Gata sobre el tejado de Zinc, una de mis películas favoritas.También he soñado con vivir otra vida mientras me tragaba las -magníficas- tres horas de Memorias de África; y, aunque nunca me apasionaron ‘las del Oeste’, reconozco haber gozado con Dos hombres y un destino y cómo no, con El golpe. Una de las que más me gustó, sin embargo, fue El color del dinero… Y así podría continuar hasta repasar toda su filmografía, pero sería más cómodo para el hipotético lector recurrir al google o a la Wiki, ya que yo prefiero centrarme en aspectos más lúdicos.
Miles de veces he escuchado a esas madres, tías y abuelas declarar su “amor incondicional” hacia él. Exaltadas, ensalzaban su angelical y serena belleza. El peso de la responsabilidad de la guapura masculina durante muchos años ha recaído -con acierto- sobre los hombros de Paul Newman, un mozo, que aunque no demasiado bigardo ni gallardo ni fornido, exportó al mundo su hermosa y melancólica estampa. Incluía el paquete del Newman unos ojos azules que hacían palidecer a los océanos (madres, tías y abuelas dixint). Un prototipo de belleza, por otra parte, bastante alejado del estereotipo del nuestro macho ibérico -véase Pajares o Esteso- actores fetiche del panorama cinematográfico patrio, hoy relevados por otros ejemplares más evolucionados estéticamente, como Banderas o Bardem, pero en cualquier caso se trata de señores peludos con una estampa algo hosca, nada que ver con la belleza sensual, serena, lánguida e insisto, angelical de Newman.
A mí, la verdad, me decepcionó bastante desde que vi su cara estampada en un bote de salsa: los ídolos no se deberían prestar a esas cosas. Gracias a esta pequeña decepción empecé a descifrar el “way of life” americano, hoy exportado hasta la mismísima China, pero esa ya es otra historia…

Descansa en paz, Paul.
Todas las hijas, las nietas y las bisnietas de todas las madres, tías y abuelas que conozco te recordarán por los siglos de los siglos.

Bienvenidos a la realidad
22 septiembre, 2008

David M. Buss, “La evolución del deseo”

La hembra de la mosca escorpión rehúsa aparearse con el macho que la corteja a menos que le traiga un regalo de boda sustancial, que suele ser un insecto muerto. Mientras la hembra se lo come, el macho copula con ella. Durante el apareamiento, el macho tiene agarrado el regalo nupcial, como si quisiera impedir que la hembra se fugase con él antes de finalizar la cópula. El macho tarda veinte minutos de cópula continuada en depositar todo el esperma en la hembra. Los machos han desarrollado la capacidad de elegir un regalo nupcial que las hembras tardan aproximadamente veinte minutos en consumir. Si el regalo es más pequeño y se consume antes de que la cópula haya terminado, la hembra expulsa al macho antes de que haya depositado todo el esperma. Si el regalo es mayor y la hembra tarda más de veinte minutos en comérselo, el macho completa la cópula y ambos se pelean por las sobras.

“Lo” del Ezcritor
20 septiembre, 2008

Hace unos días me hacía eco de un rumor…
Pues bien, Rafael Fernández rules. Se comenta por ahí que las cadenas de televisión se están dando hostias por la serie del ínclito, polémico, histriónico y genial ezcritor.
Esta es la cabecera del capítulo piloto de “No ligo“.

Madonna versus Pantoja
19 septiembre, 2008

La cantante más importante del mundo no sabe cantar, pero domina la escena como nadie; es decir, mismamente como la Pantoja, que a su edad menea la bata de cola como ninguna. Y ojo para quienes subestimen el peso y ‘manejabilidad’ de una bata de cola, que se puede uno hacer un lío con las piernas y acabar con los piños en la tarima.

Tragué. Fui a ver a la reina del pop, a la ambición rubia, a la diva de las mil caras. No esperaba que me sorprendiera con su voz ‘poderosa’. Conozco sus limitaciones ya que la sigo desde que grabó aquel vídeo-himno en Venecia (laik a viryin, touch for de veri ferst taimmmmmm…). Madonna, por aquellos tiempos y durante muchos más, fue capaz de sorprender al mundo. Ora se transformaba en un chicazo , ora en una guarrona desvergonzada que sobaba a Naomi Campbell en pelotas. Bussines es bussines, of course. Pero la edad no pasa en balde, aunque su cuerpo de contorsionista cincelado a golpe de cábala aparente lo contrario (la tía es una atleta).La diva esta vez no se ha reinventado como en otras ocasiones. Y es que yo no invertí 150 euros en el circo: yo lo que quería era ver un concierto, coño, un concierto de Madonna. Pero nuestra rubia, cantar, lo que se dice cantar, ya canta más bien poco… si es que ha cantado alguna vez, aunque intente -y casi consiga- equilibrar la balanza con acrobacias.
Pero yo abría esta reseña mentando a la Pantoja, que es otra que cumple cantando (copla). La carrera musical de la ex viuda de España fue especialmente bendecida por los avatares de su vida privada, que ella ‘ha tenido a bien’ en aplicar a su figura cantarina, alimentando así su leyenda y su caché. A pesar de ello, cuando eleva los brazos al cielo, zapatea y menea la bata de cola como sólo ella sabe, se comprende en qué consiste el oficio del artista.
Pues eso mismo vale para la Ciccone: canta mal (peor que la Pantoja, soyons serieux), pero es un pedazo de artista.

Los apéndices de Letizia
7 septiembre, 2008

Me disculpen mis (escasos) lectores por el monotema, pero entre la propuesta de rescate de las momias de Garzón y los apéndices de la futura reina de España, me quedo con lo segundo. Me genera mucho más tráfico y además, no hay color.
¿Tendrá el sufrido contribuyente el honor de disfrutar de nuevo de la gozosa visión de estas orejillas plebeyas? (menudos pendientes se gasta la moza, por cierto). Se comenta por ahí que aprovechando que el Pisuerga y tal… Y es que de todos es sabido que las principesas, en su larga lista de responsabilidades y deberes se ven obligadas a lucir estudiados moños que realcen sus tiaras durante el arduo ejercicio de representación del pueblo soberano, cosa bien complicada, que ustedes, mis queridos (y escasos) lectores, pueden imaginar. Por lo tanto no se trataría de un nueva frivolité; no, no, que va, ni hablar, se trata de una verdadera, acuciante y apremiante necesidad.
Orejillas

Sarna con gusto no pica
2 septiembre, 2008

He decidido nombrar por mi cuenta y riesgo “petarda del verano” a Violeta Santander.
Se trata de la mujer a la que trató de defender el profesor Jesús Neira de los golpes de su novio, un ‘niño bien’ de 44 tacos, politoxicómano con bastante buena percha -todo hay que decirlo- que chuleaba a la dama ‘homenajeada’. Ella, pobre, se cree en la obligación de defender el intolerable comportamiento de su chulo castigador, que su novio le pega lo justo, oigan. ¿Es que nadie puede entenderla?
La señorita agraviada disculpa al delincuente porque está enfermo (sic). A Neira lo pone como una sopa porque se inmiscuyó en una discusión que le era ajena. Y nuestro héroe sin causa mientras tanto agoniza en otra batalla que sí le concierne. La verdadera enferma es Violeta pero ella no lo sabe. Las heridas que no duelen o no se ven suelen pasar desapercibidas ante los ojos ingenuos como los de nuestra petarda ‘laureada’.

Moraleja (triste): “Cada mochuelo a su olivo y cada puta a su rincón”.
Y aquí, hoy paz y mañana gloria.