Bienvenidos a la realidad

David M. Buss, “La evolución del deseo”

La hembra de la mosca escorpión rehúsa aparearse con el macho que la corteja a menos que le traiga un regalo de boda sustancial, que suele ser un insecto muerto. Mientras la hembra se lo come, el macho copula con ella. Durante el apareamiento, el macho tiene agarrado el regalo nupcial, como si quisiera impedir que la hembra se fugase con él antes de finalizar la cópula. El macho tarda veinte minutos de cópula continuada en depositar todo el esperma en la hembra. Los machos han desarrollado la capacidad de elegir un regalo nupcial que las hembras tardan aproximadamente veinte minutos en consumir. Si el regalo es más pequeño y se consume antes de que la cópula haya terminado, la hembra expulsa al macho antes de que haya depositado todo el esperma. Si el regalo es mayor y la hembra tarda más de veinte minutos en comérselo, el macho completa la cópula y ambos se pelean por las sobras.

3 comentarios

  1. Interesante lo de la mosca escorpión. No sé si será un ritual habitual o, como suele suceder en la natura, se dan muchas variaciones. De todas formas sería una evolución del llamado Comportamiento Altruista, en la que con una estrategia dadivosa, el macho -pobrecitos, cómo se lo curran-, consigue el mismo fin que el comportamiento altruista -donar la simiente para la perpetuación- pero sin sacrificar al donante…

    La naturaleza imita al arte, y no al revés…

  2. :))))

  3. impresionante en moscas!!.. porq en humanos ya esta! jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: