Las cosas claras

El nuevo orden mundial acecha. Ni macroeconomía ni pollas: a mover el culo. El personal empieza a darse cuenta de que hay doblar la espalda, que eso de la “calidad de vida” ha sido el opio del pueblo por imposición del hipotético “estado de bienestar” que a su vez ha sido una treta para atontar al sufrido contribuyente. No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades y esto es precisamente lo que llevamos haciendo en el primer mundo durante estos últimos cuarenta años.
Toca arremangarse.
Queridos hermanos perritrocos: que cada negro regrese a su patera, que cada chino venda camisetas a sus paisanos; que todos los ecuatorianos, rumanos, colombiamos etc., etc., etc. regresen a levantar su patria. Que aquí no hay para todos.
A los negros que devuelve el gobierno (español) a Gambia les dan 300 euros en billetes de 50 en el avión, más el maletín que (presuntamente) se entrega al jefecillo de la aduana para que repatrien a su peña. Pues resulta que después, a esos pobres negros que fracasan en la diáspora, les dan de hostias en cuanto se bajan del avión para quitarles la pasta. Pero lo mejor de todo es que los polis que acompañan a los negros -que no van armados, por cierto- cobran por el mismo viajecito120 euros.
Otrosí: en algunos vuelos no se cumplen las proporciones que garantizan la seguridad.Tocan a poli y medio por inmigrante, con lo cual en caso de motín, la cosa puede ponerse fea, fea (las normas aconsejan que esta proporción sea de tres funcionarios por cada sujeto repatriado).
Si yo fuera negra de Gambia me haría el trayecto ida-patera/vuelta-Air Europa tres veces al año. Y asunto resuelto temporalmente teniendo en cuenta la renta per cápita de este pequeño país. Fletar un avioncito de estos cuesta unos seis mil euritos, pero las CIAS aéreas “serias” se niegan a repatriar negros, así que nuestro generoso gobierno ofrece quince mil euros por vuelo. O más. Air Europa y Spanair, por ejemplo, tragan, que el combustible está muy caro y las cuentas no cuadran últimamente.
Etc, etc, etc, etc, etc y así hasta que se me estropee el teclado.
Dicho esto con todo el respeto y la admiración hacia quienes tienen el valor de embarcarse en una mierdosa patera -antaño llamadas cayucos- para convertir sus sueños en una pesadilla.
Más sobre estos vuelos aquí.

2 comentarios

  1. Vivimos en un mundo maravilloso …

  2. Pues fíjate que yo creo que sí, jordim.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: