14-F

No encuentro un hotel de lujo decente para el próximo fin de semana. Las cadenas hoteleras se han tirado al barro y no hay garito que no ofrezca cenas románticas con velitas, rosas rojas, masajes expréss… en fin, todos esos detalles almibarados y prefabricados que se supone que alimentan el amor entre dos almas. Pero es que ni el Ritz se escapa de la promoción chabacana. El riesgo de hospedarse durante este fin de semana en cualquiera de estos lupanares temporales es alto. No me excita demasiado la idea de descansar un par de noches entre decenas de enamorados melosos atiborrándose de marisco congelado a las puertas de un polvo -presuntamente- glorioso. Supongo que la mayoría de las hipotéticas víctimas de esas ridículas ofertas son post-adolescentes, separados o divorciados, porque las parejas consolidadas, las que llevan la intemerata soportándose mutuamente con resignación ejemplar no sucumben a los mercachifles hosteleros que se han tenido que bajar los pantalones en vista de que la tiesura se ha apoderado del hipotético huésped porque la cena, la langosta marroquí, las rosas, el tintorro, los tocamientos a manos de una ‘experta’ masajista y todas las aberraciones cursis incluidas en el paquete se ajustan al actual perfil económico del enamorado y sufridor contribuyente.
Muy mal plan, sí.
Y yo que sólo quería ir a follar…

Anuncios

Una respuesta

  1. […] Finalmente regresé a mi lupanar favorito pero tal y como vaticinaba en mi anterior entrada, el panorama era desolador. Las ofertas de los hoteleros también han atraído a familias […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: