Picaflores

Según la RAE un picaflor es un frívolo inconstante o un pájaro mosca, es decir, un colibrí. Yo los he visto -a los colibríes- encerrados en una enorme jaula especial, ya que necesitan una determinada temperatura constante además de otros requerimientos. Impresiona verlos aletear de uno a otro lado a una velocidad tremenda. En realidad apenas da tiempo de apreciarlos debido al ritmo frenético que utilizan para desplazarse de flor en flor. Es una pena mantener encerrados a unos pajarillos tan hermosos…
Según yo, que soy una herudita inconstante, un picaflor es un señor de mediana edad que peina canas o empieza a peinarlas y desea disfrutar de todo aquello que se perdió por una u otra razón. Generalmente esas razones suelen llevar sus apellidos.
El otro día escuchaba en Onda Cero a Enrique Rojas, el siquiatra opusiano, disertar sobre algunos estados mentales y la verdad es que me embaucó. Ya lo hizo una vez hace muchos años con sus palabras impregnadas de positivismo utópico. El caso es que su forma amable y sensata de razonar despertó de nuevo mi interés y me puse a escarbar. Di con mis dos neuronas en su web y encontré un artículo visionario sobre los picaflores, aunque él ha bautizado el fenómeno con un nombre más poético: el síndrome del último tren.
Describe Enrique con acierto todos los síntomas de este (presunto) síndrome aunque quizá falle en categorizarlo como patrimonio casi exclusivamente masculino. Las mujeres, y cada vez más, también lo padecen. Tampoco acierta demasiado, a mi juicio, en la manera prejuiciosa de calificarlo. ¿Quién no ha dudado alguna vez? Es legítimo dudar; es más, a veces puede llegar a ser sensato y hasta necesario, aunque lo más adecuado (y utópico) sería mantener el compromiso intacto y regenerar de manera espontánea los sentimientos los viernes por la noche durante toda la vida.
Como cura sugiere “educar el deseo”, es decir, apretar el culo y aguantar las ganas de salir pitando a buscar la felicidad en otra parte.
La felicidad, don Enrique. O lo que cada uno entienda qué es eso.

Anuncios

8 comentarios

  1. Me han entrado ganas de ver un colibrí!! aai qe bonicos!!
    Y eso del sindrome del ultimo tren, que comprensible en algunos casos..y que triste a la vez! que Dios nos libre!

  2. Jim, el jurado de este blog ha decidido por unanimidad nombrarte el mejor lector del día, de la semana, del mes y del trimestre.
    Gracias por pasarte.

  3. Oh dios mio!! que honor! :D cuando es la ceremonia de entrega de premios? jejej espero qe me entreguen un colibrí de oro o algo asi!
    Oye y que significa opusiano?
    Un besoo pa tu boca!

  4. Jim, tengo que hablar con la organización sobre la ceremonia. La burocracia, ya sabes…
    Un opusiano es un miembro del Opus Dei. Enrique Rojas creo que es supernumerario. Un excelso y reconocido miembro de esta organización ultrarreligiosa -fundada por José María Escrivá de Balaguer- que le resta cierta credibilidad ante según qué público.
    Besos.

  5. Andaa pero si yo de pequeño iba a un club del opus dei!
    para mi no pierde credibilidaad, la gana! ademas esq me fascina todo sobre la psicologia o la psiquiatria, vamos esq pienso qe es fundamental para defendernos y calar a la gente que hoy en dia está tol mundo desquiciaoo!!

  6. Jim, tú me estás tomando el pelo…

  7. si es natural y muuy limpio no me importaria!!jajaj joder que te hace pensar eso? ajjaaj sea lo que seaa piensa qe no he qerido ni ofender ni ser un pelota vale?

  8. No me has ofendido, Jim. ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: