Jabulana la fulana

España en realidad no juega: baila, danza, coquetea con la caprichosa Jabulani. Y como en cualquier conquista que se precie la esférica se deja magrear; pero meter, lo que se dice meter, la muy calientapollas no consiente hasta el final.
Naturalmente, con esta previsible conducta a los nuestros se les va poniendo cada vez más dura y no cejan en su empeño hasta que la cuelan. Entonces la pretendida se vuelve algo más complaciente aunque para darse a valer aún se permite el lujo de arrimarse a quien no debe. La muy p…

Impagable ayer la comparación entre la envergadura física de los bigardos teutones y el pequeño, fibroso y furioso culé. Se preguntará la corpulenta defensa aria que cómo pudo pasar aquello. Auferdulen!!! Collons!!!. Aquí lo tenemos claro: a Puyol se le inflaron las pelotas por los motivos antes expuestos y embistió a la casquivana Jabulana para que dejara de rozarse con el prójimo, que eso no está bien.
Pero no ha quedado satisfecha. Quiere más y yo la entiendo. Habrá que darle como mínimo otro par de meneos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Me hace gracia tu blog. Tu frivolidad está demasiado bien expresada como para ser auténtica.

  2. Vaya, me has pillado, creo.
    Bienvenido

  3. […] pasó. Sarita e Iker han peregrinado a algún lugar maravilloso a revolcarse sin micrófonos, sin el dichoso Jabulani y sin cámaras. Y yo me he largado a otro mucho mejor para hartarme de escamarlanes y otras […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: