9M
9 marzo, 2008

9m.jpgPues esto es lo que hay.

El nulo encanto de la progresía
1 marzo, 2008

bandurria-rajoy.jpgParafraseo la gran película de Luis Buñuel para hacer hincapié en el surrealismo que preside la campaña electoral. Y lo llamo surrealismo por pura cortesía, porque las últimas intervenciones de los líderes casposos de otros tiempos han sido bochornosas, impropias de hombres de estado que parecen haber mutado en lavanderas.
En Málaga, el gran Felipe se despachó al ritmo de una sarta de insultos a pelo, sin anestesia, dedicados al nulo aspirante a poeta, el de la niña que ha hecho historia. Además de sus descalificaciones, González ha incorporado a su lenguaje una serie de circunloquios panfleteros a modo de chascarrillos. Su público los celebró con algarabía mientras que el cadáver de Lázaro Carreter sufría retortijones a título póstumo. El diseñador de bisutería en exclusiva para Elena Benarroch y eterno coleccionista de bonsáis, todavía no se ha percatado de que el perfil del elector ha variado desde aquellos tiempos en los que lucía su chaqueta de pana en la “bodeguilla” e ignora que aquí ya no se acepta la jeta como argumento electoral.
En la otra punta de España, la otra lagarterana progre hacia lo propio con su característica voz de pito. Guerra se despachaba como sólo él sabe hacerlo, que si la niña parriba, que si la niña pabajo,que si la manteca colorá y lo que hiciera falta con tal de provocar la risa fácil de las alcahuetas de turno para que se acerquen el nueve de marzo a las urnas con la papeleta correcta -la del cachondeo- en el bolso. Arrancó carcajadas gloriosas al respetable que parece encantado con el espectáculo.

Mientras tanto, el aspirante, el poeta frustrado, el cursi de la puñetera niña, tocaba la bandurria tranquilamente, ajeno a las pasiones que despierta su nefasto intento de ternura. Yo me conformo con que la niña traiga un pan bien gordo bajo del brazo… o a Mariano de la mano.

La escasa fotogenia de los candidatos (Shin Chan versus Chucky)
26 febrero, 2008

debate-feos.jpgAl margen de todo el rosario de opiniones que ha suscitado el debate televisado de los máximos representantes de las dos fuerzas políticas más numerosas de este país, yo, que soy una esteta por encima de todo, he reparado con tristeza en que a pesar de las medidas tomadas para equilibrar el espectáculo -de entre las que destacaría los 21º pactados en el plató para no marcar frentes ni alerones- nadie ha podido hacer nada para mejorar la fea testuz de los ponentes… ni tampoco la del moderador. Dios mío, pero qué mal envejece Campo-Vidal.
Sin más dilación, entro en materia:
Las cejas que enarbola Rodríguez aparecen cada vez más circunflejas, supongo que con el ánimo de impulsar la campaña tan revolucionaria que ha puesto en marcha con ayuda de los seudointelectuales (presuntamente) untados. Nuestro presidente lucía además un cuidado maquillaje funerario que potenciaba su gesto cadavérico y contrariado pero no conseguía disimular la sombra del mostacho que le persigue… A pesar de la belleza innegable del color de sus ojos, la curiosa disposición de sus rasgos faciales, acentuada por esa manera de gesticular tan grotesca, nos arroja la imagen de una caricatura de manga japonés.
Veredicto: Look ‘Shin Chan’ integral, incluso en el comportamiento (aunque algún carroza ya lo ha comparado por ahí con ‘Koji-Kabuto’). Una pena que no se bajara los pantalones y nos enseñara el culo.
El candidato pepero carece de esos rasgos tan comprometidos. Se puede afirmar objetivamente que es más feo. O menos guapo que su contrincante dialéctico. Su rostro barbudo, en principio, es más pedestre y sereno. Pero… ¡ay!, sus globos oculares actúan como una república independiente que traicionan al hombre tranquilo. Sufre Rajoy una transformación espiritual cada vez que se le revolucionan las escleróticas y dispara -no se sabe bien hacia dónde- ráfagas con la mirada convulsa. Por fortuna, cuando relaja el gesto recupera la templanza de la que suele hacer gala.
Veredicto: Look ‘Chucky’ temporal. ‘Winnie The Pooh’ el resto del tiempo, travieso y amoroso.

En cuanto a Campo Vidal, desbordado y nervioso por sus funciones como moderador, no es necesario devanarse mucho los sesos para calificarlo: catetísimo.

Me gusta Rajoy
12 febrero, 2008

rajoy.jpgLa semana pasada, más que entrevistar, Gabilondo acosó al líder del PP con malos modos mientras se sucedían una serie de imágenes negativas a sus espaldas a modo de publicidad subliminal. Sin embargo, Mariano Rajoy fue creciendo en su discurso hasta sumergir al tendencioso presentador en un KAO periodístico. El ingenio y la capacidad de respuesta del secretario general del PP, que respondió con fluidez, seguridad y firmeza a todas las cuestiones que el lameculos oficial del PSOE proponía con malicia, brillaron durante toda la entrevista.
-Veredicto para Rajoy: bollicao, trae una grata sorpresa en el interior. Es, aparentemente, soso y serio, pero cada vez que abre el pico ofrece ‘un algo’ consistente, una respuesta sensata y una solución tangible. Su oratoria es una delicia, a pesar del frenillo.

Ayer el mismo peridiodista babeaba ante Rodríguez Zapatero mientras una serie de imágenes agradables se proyectaban a sus espaldas. Con una sonrisa perenne preguntó con amabilidad y dulzura al actual presidente del gobierno algunas (pocas) cosillas interesantes, pero el entrevistado insistía en su discurso melífluo y vacío. No había forma (no la hay) de sacarle partido verbal al candidato, que tiene la curiosa capacidad de hilar una frase detrás de otra sin meterse en materia. Pasar de puntillas sobre cualquier asunto sin comprometerse demasiado es su fuerte como orador.
-Veredicto para Zapatero: donuts, de apariencia apetecible pero con un agujero vacío dentro. Tal vez yo también esté exagerando, así que lo rebajo a rosquilleta. No dice nada, no resuelve. Su propaganda -y su legistatura- están basadas en la oposición. Lo ‘demás’ lo menciona de manera superficial. Increible fue el esfuerzo que hizo Gabilondo para arrancarle el compromiso de no diálogo con ETA, aunque por sus gestos y sus evasivas, no se lo creía ni él. En cualquier caso el amigo Iñaki no abandonó sus buenos modales ni su sonrisa amable durante toda la entrevista. Parecía una madre protectora.

En el blog del Arsenio Escolar, que los ha entrevistado a ambos para su diario, leí esta valoración tan acertada:

“La independencia de Gabilondo.

Con motivo de la campaña electoral, Iñaki contra-entrevistó ayer a Rajoy. A éste le falta carácter y tardó en asimilar que Gabilondo iba a por él. No daba crédito. Cuando lo asumió,nos encontramos al parlamentario brillante que le ha dado el liderazgo en el PP. Y, entonces, apareció un entrevistador cazado, lleno de silencios y vacíos.

Una delicia contemplar la subjetividad mediática, con imagenes de fondo contra el entrevistado. Y una lección a Mariano, que le enseña el camino por donde deberá transcurrir si quiere que los que le quieren, le sigan queriendo.

Una de las perlas:

– ¿El PP lo dirige usted, Aznar o Federico Jiménez Losantos?

– ¿Los terroristas suicidas se los inventó usted, Rubalcaba o Cebrián?”

Cito esta declaración de Rajoy durante la entrevista (también sesgada) que le hizo Arsenio Escolar, ya que el director de 20 minutos la ha seleccionado como subtítulo… pero ha castrado la última frase:

“Quiero ser el candidato de las personas, y además le voy a decir una cosa: me importa un bledo cuál sea la ideología de las personas.”

Con un par.


(Blog del autor del comentario
)