14-F II
14 febrero, 2010

Finalmente regresé a mi lupanar favorito pero tal y como vaticinaba en mi anterior entrada, el panorama era desolador. Las ofertas de los hoteleros también han atraído a familias completas. Abuelos, padres y nietos se mezclaban indiscriminadamente en la zona de fumadores con los turistas del amor de pexiglás.
Así que yo a lo mío. Me entregué al dolce fare niente comenzando por un tratamiento reparador del cutis. Despatarrada sobre la camilla ergonómica, con una mascarilla pegajosa que me inmovilizaba los músculos faciales, me aburría como una mona, así que le saqué tema de conversación a la Pili, gerente del spa; una virtuosa con las manos…
-Hay que ver cuánto enamorado hay. Estaba anoche el restaurante lleno, conseguí articular.
-Sí, sí.
-Pero parecían muñecos pagados por la cadena (hotelera). Maniquís contratados para la ocasión. Apenas hablaban entre ellos; no gesticulaban, no se reían… en fin.
-Ay, señora Roberta. Si yo le contara.
-¿…? (mascarilla resquebrajada)
-Pues, pues, que esos mismos vienen con las queridas entre semana. Ahora toca sacar a las parientas para cumplir.
Carcajada y mascarilla destrozada. La Pili se aplica con la brocha de nuevo.
-Yo ya no sé ni cuándo saludar. A veces me hago la tonta para no meter la pata…
-Pues ya podrían ser más considerados y cambiar de escenario.
-Uy, que tontería, si eso da igual.
-Hombre, Pilar, no me dirá usted que no es el colmo del descaro.
-Que va, que va (la mar de risueña). Si lo sabré yo bien que he sido querida durante 20 años.
Mascarilla jodida otra vez, esta vez toca la frente, debo de haber levantado las cejas hasta el techo.
-¡Si es muy lógico!Mire usted, con las queridas ellos hablan, se divierten y esas cosas que pide el cuerpo. En cambio con las esposas hay que compartir todas esas rutinas… que si la casa, los niños, las facturas. En fin, el amor se muere. No digo yo que se dejen de querer, no, pero no es lo mismo. Ya sabe usted…
-¿Yooooo? A mí que me registren, Pili. Déjeme usted mona y dios proveerá.
Llaman a la puerta, se nos ha hecho tarde con la casquera. Tengo ‘relajante completo’ con Gustavo, un mago al que consiento que deslice sus manos sobre los pliegues de mi cuerpo… pagando, claro.
Pero antes de abandonar la sala de restauración la Pili se despide de mí alegremente:
-¡Y vuelva usted por aquí con un querido!
(…que no se lo contaremos a nadie, omite, pero yo lo capto)
Es bueno saberlo.

Anuncios

14-F
7 febrero, 2010

No encuentro un hotel de lujo decente para el próximo fin de semana. Las cadenas hoteleras se han tirado al barro y no hay garito que no ofrezca cenas románticas con velitas, rosas rojas, masajes expréss… en fin, todos esos detalles almibarados y prefabricados que se supone que alimentan el amor entre dos almas. Pero es que ni el Ritz se escapa de la promoción chabacana. El riesgo de hospedarse durante este fin de semana en cualquiera de estos lupanares temporales es alto. No me excita demasiado la idea de descansar un par de noches entre decenas de enamorados melosos atiborrándose de marisco congelado a las puertas de un polvo -presuntamente- glorioso. Supongo que la mayoría de las hipotéticas víctimas de esas ridículas ofertas son post-adolescentes, separados o divorciados, porque las parejas consolidadas, las que llevan la intemerata soportándose mutuamente con resignación ejemplar no sucumben a los mercachifles hosteleros que se han tenido que bajar los pantalones en vista de que la tiesura se ha apoderado del hipotético huésped porque la cena, la langosta marroquí, las rosas, el tintorro, los tocamientos a manos de una ‘experta’ masajista y todas las aberraciones cursis incluidas en el paquete se ajustan al actual perfil económico del enamorado y sufridor contribuyente.
Muy mal plan, sí.
Y yo que sólo quería ir a follar…

Adiós, Faith
24 mayo, 2009

FaithCuando Myah estaba embarazada de 19 semanas recibió la noticia de que su bebé padecía un defecto severo del tubo neural: anencefalia. No obstante, decidió continuar con su embarazo.
Y nació la dulce Faith, una niña preciosa -a pesar de su condición- que ha conseguido arañar 93 días a la vida. Su madre ha dejado constancia de ello en un blog en el que ha querido compartir con el mundo su experiencia.
He seguido la evolución de la pequeña Faith desde su nacimiento con esperanza… y con bastantes reservas. A pesar de ser consciente del final de esta pequeña historia, me ha entristecido conocer el desenlace.
Me cuesta distinguir si esta joven madre ha actuado con coraje, o bien, si sus creencias religiosas la han arrastrado a comportarse con cierto ‘egoísmo conciliador’. En cualquier caso no negaré que se trata de una mujer valiente.
¿Pero realmente ha merecido la pena traer a esta criatura a la vida para mantener a salvo la conciencia?
Sin lugar a dudas, para la madre, sí. Ha disfrutado de su bebé durante todo este tiempo; la ha besado, la ha arrullado entre sus brazos, la ha colmado de cariño. La ha… ¿disfrutado?En cualquier caso, ha defendido la vida por encima de cualquier consideración objetiva.
Desde mi punto de vista tras este comportamiento ejemplar tal vez subyazca una conducta egoísta. Hay veces -demasiadas- en las que el amor se funde y confunde con la autosatisfacción. Y Myah puede estar orgullosa, satisfecha y tranquila.
¿De eso se trata?

Lo que buscan las mujeres
4 febrero, 2008

erizo.jpg

“¿Cuándo he experimentado yo por primera vez ese abandono que es posible entre dos personas? La quietud que sentimos cuando estamos solos, esa certeza de nostros mismos en la serenidad de la soledad no son nada comparadas con este dejarse llevar, ese dejarse llegar y dejarse hablar que se vive con otro, en cómplice compañía… ¿Cuándo he experimerntado por primera vez esa relajación feliz en presencia de un hombre?
Hoy es la primera vez.”

Mureil Barberry, ‘La elegancia del erizo’.
Delicioso.

Sentencia
9 diciembre, 2007

psique-reanimada-por-el-beso-del-amor.gifLa mayor virtud de un hombre podría residir en la ternura. Sus peores defectos: el egoísmo, la vanidad, el orgullo, la insensibilidad, la dejadez, el egocentrismo…
Ilustro este mini rebuzno con la imagen de la hermosa Psique mientras es reanimada por un beso de amor de Cupido. Claro que eso lo hizo tras chantajearla y martirizarla con la intención de poner a prueba su amor hacia él. Después de padecer el calvario y superar toda clase de pruebas, Venus, suegra -para variar- de Psique decidió que la hermosa joven merecía ascender al Olimpo.Y allí que se la llevaron a la muy imbécil, ya que con su conducta dio un pésimo ejemplo y las mujeres creyeron desde entonces que para ganar el amor incondicional de un maromo era necesario realizar todo tipo de sacrificios.
Ni Olimpo ni hostias.