Valoración objetiva del resultado de las elecciones
11 marzo, 2008

botellon.jpgLes encanta el alboroto, la fiesta y la algarabía. En ese sentido, es justo reconocer que representan con dignidad a la madre patria que los cobija.
Todavía nos queda un temporada para continuar de jarana, aunque ignoro si podremos estirar la guasa durante cuatro años más. En cuanto la cosa se ponga chunga y a los niñatos, perdón, he querido decir las juventudes del botellón y del pásalo, los mismos que fagocitan a sus abnegados padres hasta los treinta y tantos mientras esperan a que el gobierno les regale un camping-gas y una tienda de campaña; decía, que cuando a estos niñatos, ciudadanos españoles y votantes con pleno derecho se les reduzca la paga semanal para comprar calimocho, acabarán pidiendo a grito pelado la mano de la niña de Rajoy para dar un braguetazo.

Anuncios

Rosa Díez a lo suyo
10 marzo, 2008

rosa-diez.jpgRosita Díez, la triunfadora virtual de estas elecciones, quiere reformar la Constitución y la ley D´Hont. Ella ha sacado más votos que el PNV pero cuenta con menos representación el Congreso.
Ramón Tamames explicaba el otro día en un artículo excelente que Adolfo Suárez adaptó la ley D’Hont en 1976 para evitar que en España proliferaran como setas los partidos políticos pequeños con el objetivo de evitar la inestabilidad (y el exceso de cachondeo).
El cachondeo lo tenemos asegurado durante cuatro años más… si ‘los del talante y la alegría’ siguen mirando hacia otro lado y aguantan la resaca de tanta juerga política, claro.

“En resumen, el propósito de Suárez –no modificado en lo sustancial en los últimos 32 años— fue disponer de unas Cortes con el mínimo de partidos posible a escala nacional, y con un Senado (que no existía en la Segunda República) prácticamente con senadores de sólo dos partidos. (…)
En resumidas cuentas puede decirse que con la Ley Electoral de Suárez que sigue prevaleciendo en nuestro sistema actual, se han evitado las situaciones características de la Segunda República, cuando había una representación proporcional más intensa. Siendo posible por entonces que con el juego del gran número de partidos existentes, se tumbara un gobierno tras otro, creándose de esa manera modo toda clase de inestabilidades políticas. Si de algo no peca nuestro sistema vigente es, desde luego, de inestabilidad”
.

Cachondeo padre
20 febrero, 2008

bonaparte-emperador-grandew300h407.jpgParece mentira que en pleno siglo XXI, las esposas, hermanos e hijos ‘hereden’ los cargos públicos de sus consortes, hermanos y progenitores. Me refiero a los Clinton’s, Bhutto’s, Kirchner’s, Bush’s y Castros, aunque los precursores de esta insultante costumbre tal vez fueron los Kennedy, empeñados en convertirse en la primera familia real americana (Napoleón no sirve como ejemplo ya que pertenece a otros tiempos y se sudó el bicornio). Confío en que la Bruni no haga lo propio y que las Botellas se conformen con ser concejalas, porque esta práctica de aferrarse al poder en familia es el colmo del oportunismo. Me parece mucho más honorable ‘lo’ de Reagan o ‘lo’ de Schwarzeneger, aunque el segundo se haya desposado con una Kennedy. ‘Lo’ del niño Suárez, sin embargo, fue fascinante: braguetazo con hija de ganadero millonario y transvase a la tauromaquia, que al fin y al cabo el arte de la política requiere un manejo diestro de la muleta. ‘Lo’ de Alvarito Marichalar es lamentable. Mención especial al proceder inverso de ex rey Simeón de Bulgaria, que llegó a ocupar el cargo de primer ministro avalado por las urnas. Debe tratarse de un masoquista, de un soñador o de un tío coherente.
Yo, que presumo de republicana por aquello del snobismo, pero que en realidad soy una esteta, en lugar de aguantar a toda esa pandilla de advenedizos y oportunistas embutidos en sus correspondientes armanis, preferiría contemplar una eterna cabalgata de reyes a la antigua usanza, con sus títulos nobiliarios, sus coronas, sus oropeles, sus mantos de armiño, sus báculos, sus mitras y todos esos soberbios e imponentes ornamentos, aunque no comparto la afición de la realeza por descender al mundo de los plebeyos en función de las necesidades de sus entrepiernas.
Total, si nos va a costar lo mismo.