Nada es imposible
27 octubre, 2007

traslado-iglesia.jpgEsta iglesia románica de Heuersdorf, de 1.000 toneladas de peso y más de 750 años de antigüedad, está siendo trasladada sobre ruedas enterita, bien sujeta por un cinturón de acero, hasta Borna* a doce kilómetros de su ubicación actual. Resulta que el primer pueblecito ha sido literalmente comprado -habitantes incluidos- por la empresa carbonífera MIBRAG, que tiene intenciones de explotar allí una mina de carbón a cielo abierto. La fiesta ha costado un ojo de la cara, pero todos los feligreses (con el párroco a la cabeza) han dado sus bendiciones tan contentos.¡Poderoso caballero, don Dinero!

Reflexión: como me vuelva a decir el albañil que no me puede cambiar el grifo de la ducha a la pared de enfrente, lo machaco.

*Borna, y no Barna, que allí ya tiene bastante el personal con las obras del AVE y los socavones. Paciencia,catalanes, que ya sabemos que es duro sufrir como cualquier españolito las secuelas de una mala admisnistración. Ay, Jordi, Jordi, Jordi…

Anuncios