¿Espíritu olímpico? Y una mierda
21 agosto, 2008

Huele a carne quemada en la T4… y a chamusquina en Pekín. El COI ha negado al COE que las banderas ondeen a media asta. También ha prohibido a los deportistas españoles que compitan con brazaletes negros, señal de duelo y respeto hacia las víctimas y sus familiares.
La justificación: habían negado la misma petición con anterioridad a los giorgianos. La diferencia, una uña: la tragedia de Barajas es un accidente, cualquier actuación simbólica obedecería a causas humanitarias; el conflicto entre Rusia y Georgia obedece a razones políticas (la mierda de la política, preciso). Desde China no se quiere ofender a los rusos, pero se ha ofendido a los españoles sin pudor ni rubor.
La cuestión es que el COI ha negado la mayor en un caso y en el otro, demostrando una falta de sensibilidad bochornosa. Yo creía que el espíritu olímpico era otra cosa. Me habían contado que hace muchos años, cuando el mundo era más inocente, las cosas funcionaban de otra manera. Ya no.
Durante estas olimpiadas, fuertemente impregnadas por el intolerable autoritarismo amarillo -que algunos confunden con eficacia- hemos asistido a un espectáculo deslumbrante: tambores adiestrados, niñas bonitas cantando en play-back -las ‘feas’ había que esconderlas-, atletas chinos amaestrados como animales de circo, chinos y chinas sonrientes…¡Ay del chino que se salga del guión!
A mí no me han impresionado los 2008 tambores sincronizados, ni los fuegos de artificio, si acaso me ha llamado la atención que las banderas ondeen al ser izadas aunque no haya viento. Supongo que los chinos patentarán el sistema de autoventilación incorporado a los mástiles. Sí que me impresionaron -y mucho- las lágrimas de desesperación e impotencia derramadas por el entrenador del ex-héroe nacional, Liu Xiang. Las autoridades chinas le habían advertido que cualquier logro anterior alcanzado por el atleta carecería de valor en el hipotético caso de que su pupilo no repitiera la gesta conseguida en Atenas. Se le acabó la estrella, pues, al corredor. Prohibido lesionarse, prohibido perder.
También me impresionaron -y me acojonaron- las naves gigantes habilitadas para preparar a futuros campeones de ping-pong. Dieciséis horas diarias de entrenamiento, cientos de mesas dispuestas en líneas perfectas y un montón de niños chinos rescatados de remotas provincias con la esperanza de escapar de una vida gris. Tres años consecutivos -o más- dándole a las palas, por la mañana y por la noche para convertirse en el orgullo de la nación, para ser bendecidos por sus implacables gobernantes, porque el gobierno chino premia a sus medallas de oro con vivienda, coche y un buen pellizco. Los demás a palos y que se jodan.
No deberíamos olvidar que China es una nación que no respeta los derechos humanos ni los civiles. Al COI se le ‘olvidó’ y cometió el error de conceder el honor de designar a Pekín como sede de estos JJOO.

¿Espíritu olímpico? Y una mierda.

pd.:Mis condolencias a los familiares, amigos y allegados a las víctimas del accidente aéreo del avión de Spanair en la T4. Enhorabuena -una vez más- a la ciudad Madrid por su impecable y ejemplar capacidad de reacción.

Anuncios

JJOO
8 agosto, 2008

Pekín, cartel localizado en un parque cualquiera.
Deprimente.

Suerte a los rojos y a las gualdas.
Y que les sea leve a las autoridades chinas, que tienen que estar sufriendo ante la avalancha de foráneos que pueden contaminar (o espabilar) a los aborígenes.

pd.: Que alguien explique por qué están prohibidos los cincos, por favor.

El jamón, origen de una catástrofe mundial sin precedentes
7 diciembre, 2007

jamon.gifLa hemos cagado: el jamón ibérico ya es legal en EEUU. La empresa “Fermín”, tras años de arduo esfuerzo, ha conseguido el hito de exportar nuestra mayor fuente de… felicidad a USA. Los americanos, tan espabilados ellos, ahondarán en el arte de la alquimia aplicada al puerco hasta dar con el secreto de la curación de las sagradas patas traseras del marrano.
El gobierno estadounidense, ya sea de corte republicano, ya sea de corte demócrata, no vacilará en autorizar una partida especial de miles de millones de dólares destinados a la clonación de gorrinos de diseño. Fabricarán un microclima similar al de los saladeros de jamón de jabugo en Huelva… pero en Alaska.
Los verdaderos amos del mundo -dejémonos de tonterías- no son los fabricantes de armas ni los exportadores de petróleo, sino los productores de buen jamón; es decir: los amos del mundo somos nosotros, los españolitos, que a diferencia de otras naciones gozamos del patrimonio de la discreta humildad y no sentimos ninguna necesidad de alardear de nuestra condición de primera potencia mundial, condición avalada de manera irrefutable por el gozo manifiesto de las virtudes de la siesta diaria con orinal junto a la rutina ceremoniosa de la caña y el pincho de jamón tras una ‘intensa’ jornada de trabajo.
Parece ser que otro tanto de lo mismo está sucediendo en China. Los chinos competirán en la carrera por la hegemonía jamonera. Fieles a sus tradiciones culinarias, exportarán cuartos traseros de origen dudoso, demasiado largos y de un curioso tono macilento. Los restaurantes con farolillos colorados desaparecerán de la faz de la tierra y serán sustituidos por bares de tapas con sus correspondientes grifos de cerveza. Los cocineros mandarines aprenderán a hacer tortillas de papas (con y sin cebolla) de diez centímetros de grosor. El crecimiento desmesurado de la población china descenderá a medida que se incremente la exportación de sus jamones amarillos…
Un desastre, un desastre.
Total, que entre unas cosas y otras, incluidos los berreos de Hugo Chávez cuando comprenda que de nada le sirven sus yacimientos petrolíferos, estallará la tercera guerra mundial, la guerra del jamón.

Yo me llamo Josep Lluís aquí y en la China
17 octubre, 2007

scarodcorona200505.jpg¡Pues claro que sí!
Los hijos de la cuñada de una prima hermana de una vecina, que fue al bautizo del último en incorporarse a la familia -un bebé rollizo y remoreno coronado por una mata de pelo negro como el azabache- se llaman Jhonatan y Britney (García Fernández). Al neófito le han puesto Telesforo, como su tío abuelo y padrino, de quien se dice que es un hombre muy generoso. El carnicero del supermercado ha decidido llamar a la suya María Elizabeth (Palomares).
El pescadero, que es más conservador, se ha decantado por los siempre finos y elegantes Alejandro y Marta (Pérez). Mi abuela se llamaba Bernarda, como la del coño. A mucha honra y que dios la tenga en su gloria a esa santa, porque era una santa. Y luego está Amor. Y Felipe Juan Froilán de todos los Santos.
Claro que sí: aquí , en China y en Valladolid, don Yosef Lluís. Faltaría más. No se sofoque usted por semejante nadería.