Tracy Lagostino a.k.a. Thomas Beatie
23 abril, 2008

Resulta que el (presunto) embarazado, antes de convertirse en un simulacro de señor con perilla a lo Jhonny Depp, era una agraciada señorita hawaiana que incluso llegó a quedar como finalista en algún que otro concurso de belleza. Y me refiero a ella como un simulacro, ya que si el actual Thomas hubiera sido coherente, se hubiera comprado una buena p… digoooo un pene con sus correspondientes testiculillos entre las piernas. Pero no, lista y previsora ella -y utlilizo el género femenino porque un ser humano con un bombo es una mujer desde el punto de vista biológico diga lo que diga Zerolo- conservó sus órganos genitales originales a buen recaudo. Se quitó denmedio las siempre incómodas tetas, ésas sí, que los sostenes son cada vez más caros. Thomas y señora, que ya han paseado su palmito junto al cepillo de recaudar baberos y biberones por el programa esperpéntico de la esperpéntica Oprah (la redundancia no es casual) se lamentan incrédulos ante la incomprensión del respetable hacia sus circunstancias bizarras. Ellos, precisamente ellos, que disfrutan de las licencias de su amor gracias a los (presuntos) progresos sociales en el ámbito legal. Así que mis distintos yoes han convocado un juicio sobre el particular con el siguiente veredicto:

-Thomas Beatie tiene la cara como el cemento

Dejo unas fotitos de la difunta Tracy. Qué mona era.

Anuncios

¿Embarazado?
26 marzo, 2008

EmbarazadoThomas es un hombre con órganos reproductores femeninos casado con una señora estéril y ambos querían tener hijos ‘en común’. Así que Thomas dejó de meterse testosterona en vena y la naturaleza siguió su curso. Después de un calvario debido a las peculiaridades de su caso, consiguieron semen de otro que no pinta nada en esta historia. Pero la cosa no cuajó, porque la mamá-papá tuvo un embarazo ectópico y perdió una trompa (de Falopio). Tal vez la naturaleza tampoco estaba muy segura si era ése el curso que debía tomar o no. Finalmente, en un segundo intento,Thomas lo consiguió y ahora luce su feliz estado de gravidez con el valor añadido de una perilla a lo Johnny Depp y abundantes pelos en los sobacos. La pareja se ha salido con la suya, son felices y comerán perdices dios mediante si la cosa llega a buen término. Con su pan se lo coman.
¿Quién amamantará a la criatura?

Más aquí, en inglés.