El descuidado estilismo de la izquierda vasca
5 febrero, 2008

etarras_eta_gara.jpgLos quieren ilegalizar por razones obvias pero, desde mi sensible punto de vista, la razón más poderosa para impedir la comparecencia oficial en las urnas de esta formación (u otras análogas), debería obedecer en primera instancia a cuestiones meramente estéticas.

-¿Es acaso el rh negativo responsable de que el cabello se distribuya de forma análoga en las cabezas vasconas? (remolino en la coronilla, pelopincho cutre y flequillo inspirado en ‘Marcelino Pan y Vino’)
-¿La publicidad de las grandes multinacionales de cosmética no llega al País Vasco?
-¿Es la imagen andrógina y desaliñada un requisito indispensable entre las féminas vasconas a modo de señuelo categórico que realce la autodeterminación o identidad geográfica (vascas)?
-¿Es un requerimiento obligatorio no lavarse para tener carnet del Partido Comunista de las Tierras Vascas, Batasuna, EAE-ANV o cómo quiera que se llamen y cualquiera que sea la forma que adopten?
-¿Usan máscara blanca y txapela negra los representantes de la izquerda vasca durante sus apariciones estelares ante los medios audiovisuales con el fin de ahorrarnos un disgusto visual, o acaso ocultan rasgos insultantemente ibéricos?
-¿Es la txapela un sucedáneo deconstruído de la peineta?
-¿Por qué no se concede una medalla al mérito del trabajo al peluquero de Otegi tal y cómo se ha hecho recientemente con Alonso, el peluquero de Zapatero?

Anuncios

Isabel san Sebastián se cabrea (con razón)
8 noviembre, 2007

La periodista se levantó desairada y abandonó el plató de TVE1 durante la grabación del programa ’59 segundos’… con razón, porque José María Calleja le reprochó literalmente “engordar a ETA” mientras debatían sobre el comportamiento del gobierno en el asunto de los niños de Chad. Es cierto que ya estamos en campaña y hay que exponer cualquier error que cometa el ‘contrario’, aunque para ello sea necesario retroceder en el tiempo una y otra vez para “engordar” -y aquí si que es justo aplicar el término- el rencor de los españoles.
Pues no, señor Calleja, a los delincuentes de la izquierda radical vasca no los ha engordado la señora San Sebastián: durante estos últimos años los ha “engordado” el mismísimo gobierno.

mazingergranvia2cgall2go.jpgEn el mismo programa estuvo Gallardón, al que Fernando Ónega intentó poner en apuros con las fotocopias de unos recibos del IBI de vaya usted a saber quién. Me recordó al día en que se le preguntó a Zapatero por el precio de un café (y no acertó, hasta ahí podíamos llegar), o a aquel otro programa en el que Rajoy no respondió con una cifra concreta cuando un espectador quiso conocer cuál era su salario. Pero no, esta vez fue muy diferente. El señor Gallardón dejó al personal sentado de culo. Dio un minirecital de explicaciones coherentes que demostraron el perfecto conocimiento de su oficio. Justificó aquellos recibos y encima se tiró la chulería de dejar constancia de que en Madrid (su Madrid) el IBI es mucho más barato.