Crónica anticipada de otra mala faena
23 octubre, 2010

La renovada plantilla zapateril luce como un mejorado cartel taurino. Al frente, el único espada de la antigua escuela que le queda al socialismo patrio. Completa la terna más destacable una debutante con relumbre impostado que jamás ha dado un palo al agua, y una reputada chaquetera que ha escalado desde provincias hasta Madrid en tiempo récord.
Se prevé una faena compleja y deslucida con el capote, aunque justo es reconocer que la suerte del estoque la manejan con maestría y ‘previsiblemente’ será ejecutada a volapié
Se barrunta que los 46.951.532 de astados, de casta noble y brava, embistan con dureza.
Pitidos y almohadillas aseguradas en este último intento desesperado (¡y van…!) para tratar de salvar el culo. Perdón, quería decir la fiesta, la fiesta.

Anuncios

Las cosas claras
30 septiembre, 2008

El nuevo orden mundial acecha. Ni macroeconomía ni pollas: a mover el culo. El personal empieza a darse cuenta de que hay doblar la espalda, que eso de la “calidad de vida” ha sido el opio del pueblo por imposición del hipotético “estado de bienestar” que a su vez ha sido una treta para atontar al sufrido contribuyente. No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades y esto es precisamente lo que llevamos haciendo en el primer mundo durante estos últimos cuarenta años.
Toca arremangarse.
Queridos hermanos perritrocos: que cada negro regrese a su patera, que cada chino venda camisetas a sus paisanos; que todos los ecuatorianos, rumanos, colombiamos etc., etc., etc. regresen a levantar su patria. Que aquí no hay para todos.
A los negros que devuelve el gobierno (español) a Gambia les dan 300 euros en billetes de 50 en el avión, más el maletín que (presuntamente) se entrega al jefecillo de la aduana para que repatrien a su peña. Pues resulta que después, a esos pobres negros que fracasan en la diáspora, les dan de hostias en cuanto se bajan del avión para quitarles la pasta. Pero lo mejor de todo es que los polis que acompañan a los negros -que no van armados, por cierto- cobran por el mismo viajecito120 euros.
Otrosí: en algunos vuelos no se cumplen las proporciones que garantizan la seguridad.Tocan a poli y medio por inmigrante, con lo cual en caso de motín, la cosa puede ponerse fea, fea (las normas aconsejan que esta proporción sea de tres funcionarios por cada sujeto repatriado).
Si yo fuera negra de Gambia me haría el trayecto ida-patera/vuelta-Air Europa tres veces al año. Y asunto resuelto temporalmente teniendo en cuenta la renta per cápita de este pequeño país. Fletar un avioncito de estos cuesta unos seis mil euritos, pero las CIAS aéreas “serias” se niegan a repatriar negros, así que nuestro generoso gobierno ofrece quince mil euros por vuelo. O más. Air Europa y Spanair, por ejemplo, tragan, que el combustible está muy caro y las cuentas no cuadran últimamente.
Etc, etc, etc, etc, etc y así hasta que se me estropee el teclado.
Dicho esto con todo el respeto y la admiración hacia quienes tienen el valor de embarcarse en una mierdosa patera -antaño llamadas cayucos- para convertir sus sueños en una pesadilla.
Más sobre estos vuelos aquí.

Cuatrocientos euros
29 enero, 2008

zapatero-al-natural.jpg…nos descuentan a los españolitos si votamos al PSOE, lo cual no es ninguna bicoca después del regalito de principios de año. Pero no a todos: resulta que los autónomos no se beneficiarían de la inquietante medida.
Esto es algo así como la evolución de las portadas de las revistas del corazón. Hace algunos años los políticos todavía adornaban sus discursos con bonitas metáforas, debates ilustrados y promesas complejas que impresionaban al elector, que de todas formas, solía votar al más guapo. Ahora van directos al grano, sin rodeos, sin preliminares y a pelo, como si de un mal polvo se tratase.
Recuerdo aquella leyenda urbana -que no era tanto una leyenda- en la que se narraban las periplos de los alcaldes o concejales de algunos pueblos que peregrinaban por las casas de los ancianitos pensionistas prometiéndoles el oro y el moro:

-Manuel, buenos días, ¿cómo anda usted? Que me han dicho que su hijo no tiene trabajo y ya va por el quinto churumbel. Y su nuera matándose a fregar escaleras en casa de ese cacique fascineroso…
Y el Manolo asentía contrito.
-Pues ya ve usted, aquí los tengo a todos metidos y con lo que cobro no doy abasto.
-¡Ea!, pues usted no se preocupe, que cuando yo salga de alcalde le subo la pensión y recomiendo a su hijo para que trabaje unos mesecitos en un programa que tiene el ayuntamiento para estos casos. Con lo buena gente que es su hijo, me cago en la leche puta. Si es que no hay derecho… Después cobrará el PER, que es otra cosa muy buena. ¿Ve estos sobres? Pues estos son los que tienen que meter su familia y usted en las urnas el día que hay que votar. ESTOS, Manolo, estos que le estoy dando, no se vaya usted a equivocar que entonces vienen otra vez los nacionales y la cagamos…

Ahora el arte de la ‘sugestión electoral’ no goza de tantos preámbulos, ni siquiera da lugar al recurso de la picaresca. Por lo menos antes, sea o no cierta esta leyenda, el concejal o alcalde de turno tenía que andurrearse toda la pedanía, puerta por puerta, casa por casa.
Ya no. Nos lo zampan a bocajarro, sin anestesia.
Qué poca delicadeza.
Y encima ofrecen poco.

¡A comer conejo todos!
22 diciembre, 2007

conejo.jpgNi Hugo Chávez, ni ZP, ni Rajoy, ni la madre que los parió a todos.
Los niños cantores del colegio de san Ildefonso anuncian hoy con sus alegres berreos que la puñetera navidad se nos echa encima un año más. Qué san Pancracio nos coja confesados. ¡A comer conejo todos!, sabia recomendación del gobierno que más de uno se ha tomado muy en serio para solaz del mujerío patrio. Ilustro con un conejo indigerible.