La última cima
24 junio, 2010

La última cima

La única película que habla BIEN de los curas.
Hacía falta.

La familia
31 diciembre, 2007

familia-gay.jpgA tenor de los datos ofrecidos por la Comunidad de Madrid, los cristianos nos multiplicanos como los panes y los peces.
Encuentro muy loable que se defienda y fomente la institución de la familia ya que considero que es una fórmula válida, especialmente cómoda para “organizar” a la sociedad. Pero no entiendo que la iglesia no ampare en su seno otros modelos de familia. Para colmo, con esta postura tan abstrusa, la curia cada vez pierde más clientela.
Dice Paco Clavel, perdón, he querido decir monseñor Rouco Varela, que nuestras leyes han dado marcha atrás’. Y yo desde aquí le contesto que es la Iglesia la que no avanza ni evoluciona junto a sus feligreses, entre los que me encuentro aunque técnicamente esté excomulgada, circunstancia que no me afecta en absoluto porque estoy convencida de que Jesucristo tuvo que ser mucho más tolerante, sensato y humilde que todos estos voceros exaltados que dicen representarlo.

Nada es imposible
27 octubre, 2007

traslado-iglesia.jpgEsta iglesia románica de Heuersdorf, de 1.000 toneladas de peso y más de 750 años de antigüedad, está siendo trasladada sobre ruedas enterita, bien sujeta por un cinturón de acero, hasta Borna* a doce kilómetros de su ubicación actual. Resulta que el primer pueblecito ha sido literalmente comprado -habitantes incluidos- por la empresa carbonífera MIBRAG, que tiene intenciones de explotar allí una mina de carbón a cielo abierto. La fiesta ha costado un ojo de la cara, pero todos los feligreses (con el párroco a la cabeza) han dado sus bendiciones tan contentos.¡Poderoso caballero, don Dinero!

Reflexión: como me vuelva a decir el albañil que no me puede cambiar el grifo de la ducha a la pared de enfrente, lo machaco.

*Borna, y no Barna, que allí ya tiene bastante el personal con las obras del AVE y los socavones. Paciencia,catalanes, que ya sabemos que es duro sufrir como cualquier españolito las secuelas de una mala admisnistración. Ay, Jordi, Jordi, Jordi…