La vida sigue
30 abril, 2008

Natascha Kampusch y Elisabeth Fritzl crean un dúo musical y se van a hacer las américas. El resto de los parientes, hijos, hijos-nietos, vecinos, cuñados, concuñados, compadres, peluqueros etc. etc. de ambas familias, se dedican a escribir libros, dar conferencias e intervenir en programas de televisión de máxima audiencia previo pago. El pequeño ex-rehén de cinco años, crece alegre y feliz mientras disfruta de los rayos de sol y de las caricias del viento. Menos da una piedra.

pd.:Excelente artículo de Alberto Fernández Liria en el País. Es presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría. Lo comparto íntegramente y es la verdadera razón de esta entrada surrealista.

Anuncios