Adiós, Faith
24 mayo, 2009

FaithCuando Myah estaba embarazada de 19 semanas recibió la noticia de que su bebé padecía un defecto severo del tubo neural: anencefalia. No obstante, decidió continuar con su embarazo.
Y nació la dulce Faith, una niña preciosa -a pesar de su condición- que ha conseguido arañar 93 días a la vida. Su madre ha dejado constancia de ello en un blog en el que ha querido compartir con el mundo su experiencia.
He seguido la evolución de la pequeña Faith desde su nacimiento con esperanza… y con bastantes reservas. A pesar de ser consciente del final de esta pequeña historia, me ha entristecido conocer el desenlace.
Me cuesta distinguir si esta joven madre ha actuado con coraje, o bien, si sus creencias religiosas la han arrastrado a comportarse con cierto ‘egoísmo conciliador’. En cualquier caso no negaré que se trata de una mujer valiente.
¿Pero realmente ha merecido la pena traer a esta criatura a la vida para mantener a salvo la conciencia?
Sin lugar a dudas, para la madre, sí. Ha disfrutado de su bebé durante todo este tiempo; la ha besado, la ha arrullado entre sus brazos, la ha colmado de cariño. La ha… ¿disfrutado?En cualquier caso, ha defendido la vida por encima de cualquier consideración objetiva.
Desde mi punto de vista tras este comportamiento ejemplar tal vez subyazca una conducta egoísta. Hay veces -demasiadas- en las que el amor se funde y confunde con la autosatisfacción. Y Myah puede estar orgullosa, satisfecha y tranquila.
¿De eso se trata?

Ese hijo de puta que (¿todos?) los hombres llevan dentro
28 febrero, 2008

maltrato.jpgSoy consciente de que el título de esta entrada es injusto, pero en vista de la imparable escalada de mujeres asesinadas por sus maridos, ex-maridos, novios, ex-novios, amantes, ex-amantes y/o concubinos, a veces me permito el lujo de perder la objetividad y consentir que la misandria o la androfobia me secuestren la conciencia (de manera puntual).
Pido perdón por el (presunto)exceso en el que incurro, pero dejo constancia escrita.