Bibi
20 agosto, 2010


¿Pero esta chica es tonta o se lo hace?

¿Por qué le tienen tanta rabia los conservadores españoles al acento de Andalucía? ¿Será porque es el del progreso, el de la solidaridad, el de treinta años de cambio permanente que ahora representa políticamente José Antonio Griñán?

A pesar de los pesares, comparto la labor que está haciendo porque considero que sigue siendo necesaria, pero la pobre Bibi da una de cal y ciento de arena. No sé yo si será producto de su juventud, de su inexperiencia o de lo de siempre, es rencor reaccionario, atávico y agresivo que padece la progresía de este país hacia todo lo que rezume peperismo, sea lo que sea. Y hoy parece que ha tocado el zezeo y el seseo, vaya por dios.
Eso sí, en distraer a la peña mientras se suda la camisa en B para salvar el pellejo, no conocen rival.
Revisaré el catálogo de peperos andaluces. Juraría que últimamente se cagan en los muertos de sus homólogos pesoeros. Cagarse en los muertos del prójimo es muy andaluz. Tal y como están las cosas es hasta legítimo.

Estereotipo del mes
9 junio, 2010

Maricones, antisemitas y progresMaricones, antisemitas y progres.
Más o menos como yo pero en viceversa: pepera, hetero, católica y taurina.
Y eso que todos cagamos por donde amargan los pepinos, que si no…
Pasen y lean.

pd.: Conste en acta que los culpables de este despropósito son los progres, no los homosexuales.

El eterno vasallaje de la progresía
10 enero, 2008

José Luis Rodríguez Zapatero al rey de España durante la cena de celebración del septuagésimo aniversario del segundo:

“un 9,5, y no le pongo un 10 para no caer en el exceso”.

Nota al margen: Definición de progresía.
Otra nota al margen: El contenido relevante de esta breve entrada está íntegramente localizado en el título.
Y otra más: fumar es peligrosísimo para la salud.

El cinismo del progre en asuntos relacionados con la entrepierna
19 diciembre, 2007

crucified-woman.jpgEl gobierno socialista se muestra ambiguo al pronunciarse sobre el aborto, a pesar de que este mismo gobierno se ha mostrado flexible y tolerante con respecto a la legalización del matrimonio homosexual o el cambio de sexo*, temas delicados relacionados al fin y al cabo con las entrepiernas ajenas.
El día que a la progresía no le tiemblen las piernas frente a un miembro de la curia, tal vez hasta yo misma estaré dispuesta a darles un voto de confianza. Mientras tanto, disfrutemos de la afición del socialista patrio a imitar al señorito castizo (mejor si es latinfundista).

*El Servicio Andaluz de Salud (SAS) cubre el proceso -quirúrgico o no- de cambio de sexo