Los sótanos como remedio infalible contra la precariedad laboral
3 junio, 2008

Me he vuelto a equivocar una vez más (por los pelos).
Yo vaticinaba hace unos días que la Kampush se iría a hacer las américas junto a la Friztl, pero erré en el supuesto. La chica ha reaccionado antes de que se pase el tirón de lo suyo, que ocho años de encierro son poca cosa frente a los veinticuatro de Sissi. Así que antes de que la segunda austriaca famosa en el mundo entero por el impacto universal que el morbo insaciable provoca en el populacho pase por las manos de un buen ortodoncista, de un peluquero, tres o cuatro dermatólogos, un par de estilistas y de dieciocho reputados siquiatras; antes de que contrate a un buen representante y se lance al ruedo mediático para hacer cash (qué menos, tiene que mantener una prole considerable), Natasha se ha metido a locutora estrella y se ha despachado con la siguiente afirmación:

“Quiero entrevistar a la reina de Inglaterra porque le veo un paralelismo conmigo”

¿Intrusismo ingenuo o delirios verborreicos ocasionados por la falta de formación? Porque la ex-desgraciada austriaca reconvertida en presentadora de televisión por obra y gracia del ‘estoesloquehay‘ aún no ha completado su bachillerato.
…Aaaah, ¿y qué más da eso hoy en día?.
Pues nada: Niñas, ¡al sótano!

(Moraleja políticamente incorrecta en el título de esta entrada)