Soraya versus Chacón
1 abril, 2008

soraya.jpgMariano Rajoy ha designado -con acierto- como portavoz en el Congreso a una joven Abogada de Estado en excedencia cuya trayectoria profesional y política es incuestionable. Joven y conciliadora, María Soraya Sáenz de Santamaría Antón, incorpora en el lote de su carisma el aire fresco que necesita el PP para desterrar de una vez por todas la leyenda del sambenito casposo. Junto a ella, repite el mismo cargo en el Senado Pío García Escuredo, arquitecto, conde de Baradán (¡sí, sí, es noble como Espe!), descendiente de una ilustre estirpe política, hombre templado, serio y de apariencia honesta. Yo estoy un poco enamorada en secreto de Pío. La primera vez que lo vi delante de una cámara me dio un vuelco el corazón, así que poco más puedo y debo añadir sobre este señor porque la mía no sería una opinión objetiva.
Pero con lo de Soraya no pienso cerrar el pico. Al margen de sus aptitudes para desenvolverse en el ruedo político, he notado cierto paralelismo entre ella y la otra vedette socialista, la preñada Chacón, aunque la primera debería acudir a la consulta de la hermana de la segunda; esto es: la Santamaría necesita una ortodoncia con urgencia, tal y como hizo Carme antes de su consagración como ministra fashion. En cuanto solucione lo de sus piños, esta brillante mujer, que ya tiene la innata capacidad de sonreír con los ojos, puede ganar muchos enteros. Ojo, pero sin abusar, que no queremos que acabe como la Kirchner.

Anuncios